El Aserradero.

La semana pasada sesionamos en el Congreso del Estado, donde –por cierto- no hemos dejado de chambear, ni por vacaciones ni por pasiones electorales.

Y me dio mucho gusto comprobar que, a pesar de las calenturas políticas propias del proceso sucesorio del país y el Estado, en nuestra Legislatura sigue prevaleciendo la sensatez de lograr acuerdos en beneficio del pueblo.

Lo digo porque, entre otros puntos, acordamos por unanimidad autorizar al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez la donación de un terreno del DIF Estatal llamado “El Aserradero” a favor del Instituto Veracruzano de la Vivienda en el municipio de La Antigua y que, así, este organismo pueda regularizar la posesión de 292 familias que viven ahí.

Ninguna diputada, ningún diputado o diputade, de ningún partido o color se opuso ni se abstuvo. Nadie pidió la palabra para expresarse en contra o hacer iris por los motivos de la donación.

Como dije, me dio gusto porque significa que nuestra vida parlamentaria sigue su marcha con votaciones unánimes a favor de causas justas.

Les platico: las familias que habitan “El Aserradero” fueron damnificadas por el huracán Karl en 2010. Perdieron sus casas porque vivían en zonas inundables o propicias a deslaves. Ante la pérdida de sus patrimonios y la imposibilidad de volver a construir en el mismo sitio de riesgo, en 2011 fueron reubicadas en viviendas de interés social construidas para ese propósito en el terreno del DIF Estatal. Y, desde entonces, casi 13 años, han padecido la inseguridad jurídica porque les dieron las casas, pero sin escrituras.

Ahora el balón estará en la cancha de Invivienda, dependencia que esperamos que se ponga las pilas para que estas familias reciban sus escrituras en esta misma administración.

Será un honor, para las diputadas y diputados, haber contribuido a este acto de justicia.

Pd.- Ayer corrí medio maratón y me siento feliz y agradecido con Dios por esta oportunidad de estar vivo, de estar sano, de tener los ánimos de competir conmigo mismo y de haber superado los Covids que me dieron. Como dice la canción: gracias a la vida.

Por cierto, que ya anda rondando y haciendo de las suyas otra vez el Covid. No que alarmarse, pero tampoco hay que perderle el respeto. Vacúnense y cuídense de los contagios, por favor.

*Diputado local. Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *