Correr seguros

¿Por qué corremos los corredores? ¿Qué nos mueve a dejar la cama, a veces antes del amanecer, a veces con lluvia, una fría mañana de sábado o domingo o de cualquier día de la semana? Los premios no, porque la mayoría de las veces ni siquiera ganamos y, si ganamos, los premios son simbólicos.

Supongo que no sé con certeza la respuesta a esas preguntas. Creo que corremos porque nos gusta sentirnos vivos y porque disfrutamos la carrera más que la meta. Corremos porque significa que vencimos los obstáculos –como mis múltiples Covids- que nos impedían hacerlo. Corremos porque la vida misma es una carrera.

Cuando estás en la calle o en el campo, eres vulnerable a muchas cosas. Al entorno, al clima, a los coches, a los baches y hasta a los perros.

Esa es la razón por la que, cuando nos inscribimos a una carrera, confiamos en el profesionalismo de quienes la organizan. Y, lamentablemente, no siempre esa confianza es merecida.

Recuerdo la desesperación de una carrera a campo traviesa, en Tatatila, entre el monte y el lodo, que según era una ruta de 10 kilómetros y después de haber corrido más de 10 kilómetros nomás no se veía la meta. Resultó que la ruta medía ¡12 kilómetros! Para acabarla, sin señal de celular, sin señalética para saber si ibas bien o ya te habías perdido. Si te llegabas a lastimar, ni te cuento.

Hace poco un corredor cayó a una barranca y murió. ¿Se habría salvado con una mejor organización? A lo mejor sí.

Por eso, creo que mi compañera Elizabeth Cervantes de la Cruz fue muy acertada en proponer cambios legales para hacer más estricta la regulación municipal de estas competencias.

Tan acertada fue, que a pesar de que se viven tiempos de acalorada pasión política la iniciativa de Eli convenció de adherirse a ella a diputadas y diputados del PRI (Arianna Guadalupe Ángeles Aguirre), del PAN (Bingen Rementería Molina), de Movimiento Ciudadano (Ruth Callejas Roldán y Maribel Ramírez Topete), del Verde (Citlali Medellín Careaga), del PT (Ramón Díaz Ávila y José Luis Tehuintle Xocua) y de Fuerza por México (Juan Enrique Santos Mendoza), además de toda la bancada de Morena en pleno.

Las reformas que propuso Eli piden, entre otras cosas, que las unidades municipales de Protección Civil validen las condiciones de seguridad de las rutas, que exista un número máximo de competidores (para que lo servicios de emergencia se den abasto), que se mida adecuadamente la distancia que se promociona y que se monitoree a los corredores rezagados, que por quedarse a lo último suelen estar en riesgo.

No tengo dudas de que esta iniciativa será aprobada por el pleno en este mismo periodo de sesiones y que Veracruz será un Estado más seguro para nuestros corredores y para quienes nos visiten de otros lugares. Que todas y todos en Veracruz sepan que pueden correr seguros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *